Cómo aplicar el producto:

Aplique donde las raices mas se desarrollan, para un máximo aprovechamiento:
  • En los bordes de la maceta, donde estan las raices mas finas, las que absorben mas.
  • No en la superficie, sino un poco metido y cubierto por la tierra normal.
  • Si la meceta ya esta llena, pues entonces quitar un poco y sustituir por esta otra, mezclandola con la tierra existente
  • En condiciones de una maceta vacia, para llenarse, la proporcion mas adecuada es de 15-20% de Humus y 85-80% de tierra
  • Para calcular en una maceta ya con tierra, se puede poner una capa de aprox 20% de la altura y mezclarla para uniformizar..
 

Contador de visitas


Ver estadísticas

Café Terranova

Café Terranova

Conoce nuestro café, fertilizado 100% con lombricomposta

Turrículo

Es un producto formado única y exclusivamente por las excretas o turrículos, producto de la digestión natural de las lombrices composteadoras; se presenta en la forma de infinidad de agregados cilíndricos, de uno o dos milímetros de longitud, cubiertos por una fina película muco-proteica, “membrana peritrófica” que aglutina y retiene miles de microorganismos del suelo, compuestos húmicos, órgano-minerales y nutrimentos.

Propiedades de un Turrículo

Es un producto estabilizado, -ya sin lombrices-, con un pH neutro, se encuentra natural y completamente libre de semillas, patógenos, pesticidas y metales pesados. Tiene un olor agradable a tierra fresca, de una coloración café obscura, casi negra y con una uniformidad, ligereza y porosidad que le confiere característica físicas, calidad y presentación excepcionales.

¿Qué contiene el abono de lombrices?

El HUMUS DE LOMBRICES PRODUCIDO CON PULPA DE CAFÉ de  TERRANOVA LOMBRICULTORES contiene únicamente los compuestos derivados de la transformación orgánica de las lombrices alimentadas con Pulpa de Café.

Suministra a las plantas nutrimentos naturales y biológicamente asimilables, nitrógeno mineral y de liberación lenta, fósforo, potasio, calcio, magnesio, micro nutrientes, además de una serie de compuestos orgánicos reguladores de los procesos de crecimiento y desarrollo de las plantas, como son hormonas, enzimas, antibióticos, vitaminas y ácidos húmicos.

Propiedades del humus de lombrices

Como se podrá observar en la tabla Anexa, los valores de los llamados macro nutrientes, nitrógeno, fósforo y potasio, N-P-K, pueden resultar menores a lo que estamos acostumbrados a encontrar en los fertilizantes químicos; sin embargo, cuando el abono se aplica en los suelos, las plantas responden más allá de lo que los macro nutrientes como tales parecerían poder proporcionarles.

Tal como sabemos, los ácidos húmicos, las enzimas, las hormonas, las vitaminas y los antibióticos, son útiles no porque contengan mucho o poco de nitrógeno, fósforo ó potasio, sino porque son compuestos activos que funcionan como verdaderos reguladores de los procesos bioquímicos de las plantas y los suelos; interactúan de manera repetida sin desactivarse, tanto con el suelo como con las plantas y además regulan la liberación o absorción de otros nutrientes de por sí presentes en los suelos.

Cambios biológicos de la materia orgánica

Tal es el caso de los ácidos húmicos que actúan como imanes, reteniendo  cationes de elementos minerales y que solo pueden ser retomados por las plantas; las hormonas facilitan la emergencia de las semillas y el desarrollo de brotes y botones florales, las enzimas favorecen y estimulan la liberación lenta y regulada de nutrientes; los antibióticos, generados por las bacterias, proveen una protección moderada pero consistente contra los patógenos; hay incluso  estudios que demuestran como algunas vitaminas como la B12 pueden encontrarse en los abonos orgánicos y pueden incluso absorberse a plantas que no sintetizan por sí mismas tales vitaminas; esto significa que una planta nutrida con abonos orgánicos puede llegar a proveernos de vitaminas aunque las plantas no fueran capaces de sintetizarlas por sí mismas.

Cambios bioquímicos

Todos y cada uno de los componentes que hemos mencionado se encuentran uniformemente contenidos en cada uno de los turrículos o excretas de las lombrices, pues debemos recordar que cada excreta se forma y se integra con la alimentación selectiva de la lombriz y el procesamiento detallado a todo lo largo del intestino; El proceso de digestión y metabolismo se realiza con la precisión,  tiempo  y detalle que solo un organismo vivo puede proporcionarle; de hecho, de ello depende la vida misma de la lombriz.

La presentación física, tamaño y estructura del HUMUS DE LOMBRICES PRODUCIDO CON PULPA DE CAFÉ de TERRANOVA LOMBRICULTORES resulta también de suma importancia y contribución a las cualidades positivas del abono y su efecto en los suelos: Si pudiéramos observar con un potente microscopio un turrículo o excreta individual, producto de la digestión, metabolismo y por supuesto defecación de una lombriz composteadora, veríamos millones de minúsculos cilindros de materia orgánica, de uno o dos milímetros de longitud, rodeados por una muy delgada capa gelatinosa, de composición muco proteica, conocida como membrana peritrófica.

Cuando el abono pierde humedad, la capa gelatinosa en cuestión se convierte en una especie de barniz natural que da cohesión y estabilidad estructural al material y permite también una mayor resistencia contra la erosión; ésta película libera lentamente los nutrientes, compuestos y permite que las plantas los aprovechen íntegramente a la velocidad y en el grado que lo necesitan.

Por esta razón su aplicación tiene un efecto duradero y constante, sin que se pierdan o lixivien los nutrimentos hacia los mantos freáticos o cuerpos de agua. Contribuye a mejorar la textura y estabilidad estructural de los suelos, ampliando su capacidad quelante, de intercambio catiónico, su retención de humedad y la aireación dentro del suelo. Esta es una de las razones por la cual algunos fabricantes de fertilizantes químicos tratan de imitar a la naturaleza, elaborando fertilizantes con “capa entérica” o fertilizantes “encapsulados”.

 

Tanto la materia orgánica como la membrana que la rodea, se encuentran intensamente poblados por microorganismos benéficos y naturales del suelo, principalmente bacterias y en menor cantidad por actinomicetes y hongos. Con esta presencia de microorganismos, presentes en rangos de billones por gramo de material, aún fuera ya del intestino de las lombrices, continua todavía la transformación orgánica bajo condiciones de humedad y disponibilidad de nutrimentos al parecer inmejorables.

Baste entonces resaltar que las bacterias, actinomicetes y hongos son intensos generadores de enzimas, antibióticos, vitaminas y precursores de muchos otros compuestos orgánicos complejos. Por esta razón el HUMUS DE LOMBRICES PRODUCIDO CON PULPA DE CAFÉ de TERRANOVA LOMBRICULTORES recupera los suelos agotados, altamente mineralizados y erosionados causado por la aplicación de fertilizantes químicos, permitiendo devolver al suelo su acción reguladora de los procesos de fertilidad biológica natural; su presencia en los suelos mejora incluso el efecto y retención de nutrientes provenientes de la aplicación de los fertilizantes químicos.